Cepsa

La cutrepublicidad sigue invadiendo nuestro mundo pútrido y lleno de anormales. Esta vez con el anuncio de Cepsa de este verano 2018, donde un padre deja a sus hijos escuchar reggaetón con toda normalidad, como si se tratara de música de calidad, que no incita a la violación y a la cosificación de la mujer entre otras mierdas.

El anuncio de Cepsa - Deja a sus hijos escuchar reggaetón

(Click en la imagen para ver el anuncio en Youtube)

La petrolífera Cepsa se ha coronado permitiendo que la figura de padre despreocupado les represente en su nuevo spot. Primero porque, para que los niños no les moleste, les compra unos cascos de mierda (Y rojos…) y segundo, porque les está permitiendo escuchar el género musical que reina entre la gente de baja calaña, escasa inteligencia y machistas (Tanto hombres como mujeres… porque una mujer que reconoce gustarle el reggaetón… no sé en qué lugar queda).

El anuncio de Cepsa – Deja a sus hijos escuchar reggaetón

LA CUTREPUBLICIDAD EXISTE

El Reggaetón. Eso que llaman música y que suena en el 90% de los pubs, tiendas y discotecas de todo el país. Esa mierda acústica que pregonea el acoso, el maltrato a la mujer, el amor mierdoso y cutre, coches con alerón y tías en bragas… Esa pedazo de basura… ¿Cómo pueden una corporación como Cepsa permitir una imagen de padre que permite a sus hijos tan jóvenes absorver esa bazofia? Un gran error que pasa camuflado, porque realmente muchos padres están hasta la polla de aguantar a sus proles gritando, pidiendo caprichos y oliendo a hormonas. Pues hoy en día darle el móvil, la tablet o dejarles escuchar sus mierdas hasta que se conviertan en clones de macarras y putas callejeras es una solución más que factible para poder seguir siendo un esclavo de la sociedad y seguir comprándoles cromos de pokemon al son de Don Omar y otros genios.

Recordad. La música con letra mete en tu cabeza ideas. Esas ideas puede que no sean lo que quieres para tu vida, y menos si son ideas de perreo, violación, acoso, machismo. Escucha música sin letra, violines y pianos, y serás feliz. Y folla mucho.