Generación blandita

Pizzas Casa Tarradellas y la generación blandita. La adolescente llega a casa desconsolada porque su novio, con el que llevaba la friolera de tres semanas… ¡¡¡ le ha dejado !!! Menudo dramón. ¿Y qué pasa? Que papá se come el lloradón de niña mimada. ¿Por qué ocurre ésto? Una chica de instituto, que se desconsuela porque un chico le ha apartado de su vida. Un chico con el que ha estado “de novios” (igual ni han follado) menos de un mes. ¿De verdad estas cosas ocurrían hace años? ¿Las generaciones anteriores se desmoralizaban tan rápidamente por estas mierdas? No lo recuerdo así. Los llamados “millenials”, “la generación blandita”, ya está aquí… y podemos verla reflejada en los anuncios de hoy en día.

pizzas-casa-tarradellas-anuncio-generacion-blandita-hojaldre-01

El anuncio de la Pizza Casa Tarradellas pretende darle la razón al adolescente caprichoso frente al intento de consuelo de sus progenitores. Observamos cómo el padre (mindundi) intenta darle consuelo, pero recibe contestaciones típicas de lo que antes llamábamos un “adolescente problemático”. En este caso, el padre calla y agacha la cabeza ante la autoridad de la niñita alfa de la casa. La niñita que está acostumbrada a ser la reina. Y por tanto, cuando el novio le abandona, se echa a llorar como un bebé. Pues ella está acostumbrada a tenerlo todo, al “sí a todo”, y a que nadie le replique. Es el comportamiento que vemos reflejado cuando interactúa con su padre. Frases como “Papá ¿Para qué hablas?” o los gritos de lulú de pomerania caprichosa montan la personalidad que el autor del anuncio ha querido darle.

Pizzas Casa Tarradellas y la generación blandita

En un entorno de trabajo, un entorno laboral… me imagino a un jefe tratando de manejar a una personaja como la chica desconsolada del anuncio. ¿Qué va a hacer? ¿Obedecer? ¿Ser una buena empleada y aceptar la autoridad? No estoy hablando de un jefe negrero, sino de un puesto superior que tenga que coordinar a los empleados o hablar con ellos en caso de haber cometido alguna infracción o mala acción en la empresa. ¿Llorará si se le pide que se quede 10 minutos más? ¿Llorará si le pide que haga bien su trabajo? ¿Llorará si le mira?

pizzas-casa-tarradellas-anuncio-generacion-blandita-hojaldre-03

No es el único anuncio de Casa Tarradellas que va dirigido a los adolescentes niñitos de papi y mami. El del hojaldre (El de Pedro Marco Polo, el niño que no estudia ni trabaja, pero quiere viajar con el dinero de sus papis) también trae estos perfiles reflejados. La niñita soñadora acomodada en su lecho de familia pudiente y el niñito “gipy y pijo”, “pigipy”, que deja el instituto para darse la vuelta al mundo con el dinero de sus padres. La peste vamos… pero, son precisamente el perfil que consume productos industriales de este estilo. O sea, bien Casa Tarradellas. Bien.

pizzas-casa-tarradellas-anuncio-generacion-blandita-hojaldre-04

En el anuncio del hojaldre, la figura paterna de la familia resulta humillada por la situación y no es apoyado por su pareja ni su hija, quienes están fascinadas por un adolescente que no estudia ni trabaja, y quiere viajar sin percibir ingresos.

Pizzas Casa Tarradellas y la generación blandita, pedro, nini, novio

Sí, ya están aquí. Podemos verlo en directo mires a donde mires, y ahora también en los personajes de ficción de televisión. La generación blandita ya está aquí, y forman parte del mundo actual. Son los futuros empleados de las empresas, los futuros activos del país. El futuro… sí. El futuro, es blando. ¿La culpa? Culpa de esta sociedad de mierda… y sobre todo, de sus papis.

Los anuncios:

Pizzas Casa Tarradellas – Niña blandita

Hojaldre Casa Tarradellas – Padre humillado

Fuente de las imágenes: Capturas de los anuncios de Casa Tarradellas.