Los errores en el esquema Dunning Kruger. Estos días está circulando por la red una imagen (Por cierto, sin ser normbrado su origen ni autor) sobre el efecto Dunning Kruger, pero algunas personas parece ser que no estamos de acuerdo del todo con el esquema que muestra.

El esquema contiene errores de personalidad, y esconde más escalafones que explicamos aquí y ahora.

Errores en el esquema Dunning Kruger

Errores en el esquema Dunning Kruger

Este meme-esquema muestra al “Crack” (El gilipollas que va de guay) como un sabiondo prematuro, pero en realidad es peor que eso. Es una de las peores piezas que existe, pues en ocasiones te hace creer que es un profesional con un blog de mierda y cuatro tonterías y en realidad es un mindundi que ni siquiera está dado de alta y hace subterfugio para que parezca que su trabajo es bueno en apariencia. Esta raza de anormales estropean cualquier categoría laboral, pues confunde al cliente y hace que éste pierda confianza en el sector. Por ejemplo, los gurús del SEO con sus cursitos gratis y sus consejitos del blog. ¿De verdad te crees que si alguien sabe sobre algo que da dinero de verdad te lo va a contar en su blog? Si piensas que sí el gilipollas eres tú.

En el foso del sufrimiento tenemos a un idiota que prefiere llorar en vez de ponerse a trabajar para mejorar. Es mucho mejor lamentarse y automutilarse que intentar solucionar el problema que te llevó a ese foso… ¿Eh? Dónde va a parar. Es como rezar en vez de pensar en cómo arreglar las cosas. Pues eso, mejor llora, que mientras los verdaderos expertos te seguirán tomando ventaja.

Después están “Los expertos“… pero ahí vemos a dos personas. Una fijándose y criticando al “crack” y otro pasando de todo. ¿Qué esconde esta situación? El “criticón” está malgastando sus energías en fijarse en los guais y los gilipollas en vez de seguir haciéndose más fuerte y seguir superándose. Pues no es un verdadero experto, sino un frustado que se ve a la sombra de los guais que no tienen ni puta idea. Aquí el verdadero expero es el cabrón que está en el sofá relajado. ¿Por qué? Está relajado porque su trabajo habla por sí sólo, no le hace falta hacer ver que el “crack” es un gilipollas, porque quedará como tal cuando se compare su trabajo con el de él. No de que esté bebiendo, sobra… porque no hace falta beber para prosperar. Y por otra parte, que le diga al otro que no haga caso del retrasado… pues sobra también. Cada uno es tonto a su manera, y si quiere perder el tiempo con esas mierdas, allá casa cual.

Este ha sido el análisis marmotero del esquema Dunnign Kruger. Enlace a la verdadera imágen dando click al esquema modificado. Adiós.

Comparte con tus amigos, no seas egoista

Una respuesta a Los errores en el esquema Dunning Kruger

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *